Animate a el acelga

ANIMATE A EL ACELGA

¿Qué es la acelga?
La acelga es un miembro de la familia de remolachas y espinaca, pero típicamente se la agrupa con mostaza parda y con el kale o col rizada. Tiene hojas grandes y anchas con un tallo crujiente. El tallo puede ser blanco, rosado, rojo o amarillo. Ambos las hojas y el tallo son comestibles.

¿Cómo elegirlas?
Elija la acelga que tiene un tallo crujiente y firme y hojas saludables y verdes. Evite la acelga con hojas marchitadas, descoloradas o dañadas. El tallo debe ser firme y suave y las hojas deben ser oscuras.

¿Cómo se conserva?
Conservar la acelga en el cajón de verduras de la heladera o refrigerador. No la lave antes de guardarla, si lo hace, deber asegurarse de que quede bien seca. Puede durar entre 1 y 2 semanas.
Para conservar congelada, se lavan y secan las hojas y tallos, se separan los tallos y se pican. Las hojas se guardan enteras en una bolsa de lienzo, junto con los tallos picados. Al momento de usarla, se golpea la bolsa con la acelga adentro y de esa manera se obtiene acelga picada, lisa para utilizar

La acelga en la cocina
Se puede comer la acelga cruda o cocida. Cruda, la acelga es deliciosa en la ensalada porque ambas partes de la planta son comestibles. Las dos son deliciosas en cualquier comida. Se puede hervir, cocinar al vapor o saltear.

Receta simple
Ensalada de acelga salteada
Lave y pique la acelga. Saltee la acelga en un sartén con ajo y aceite de oliva hasta que el ajo dore y la acelga se marchite. Espolvoree sal y pimienta sobre la mezcla y sirva.

Desde un punto de vista sustentable, la acelga es ideal para no desperdiciar nada. Todas sus partes son comestibles y fáciles de hacer.

En la huerta:
La acelga necesita más tiempo para crecer que otras verduras, pero está disponible entre el fin de la primavera y el fin del otoño, aunque viene bien todo el año y se adapta perfectamente a los calores extremos.
Para ser cultivada en macetas, a diferencia de las verduras de hojas, necesita buena profundidad y buenos nutrientes en el suelo.
Como se la cosecha: se cosecha a mano. Se rompen o se corten las hojas exteriores del tallo. Las hojas interiores continúan creciendo después de la cosecha de las hojas exteriores.

Por @nutricionistaromina

Las acelgas son unas verduras con poco contenido calórico, inferior a 20 kcal por cada 100 gramos, por lo que son perfectas en dietas de adelgazamiento y de mantenimiento del peso. Además son muy ricas en fibra, lo que contribuye a dicha utilidad.
En cuanto a su contenido en nutrientes, estas verduras contienen vitaminas A, B1, B3, B5, B6, B9, C, además de vitamina E y vitamina K. Son también ricas en minerales tales como calcio, sodio, potasio, y tienen contenido en cobre, hierro y fósforo.
Su consumo nos aporta además algunos ácidos grasos como el Omega-3, luteína flavonoides, betacaroteno, y zeaxantina.

Los números demuestran que la acelga es un alimento supernutritivo: 200 g (una ración normal) aportan 38 calorías (sólo el 2% de lo que se precisa al día) y, sin embargo, cubren el 27% de las necesidades diarias de potasio, el 30% de calcio, la mitad del hierro, casi la mitad del magnesio, el 100% de la vitamina C, el 25% de la vitamina E, dos tercios de la A, e incluso un 7-8% de proteínas.
En comparación con la espinaca, mucho más apreciada, la acelga la supera en magnesio, provitamina A y ácido fólico, y la igua¬la en vitaminas B1 y B2
La conclusión que se desprende de estas cifras es realmente sorprendente, ya que la relación entre calorías y nutrientes viene a ser de 1 a 10, cuando en otros alimentos esta relación es inversa hasta llegar al 10 a 0 del azúcar.

Si querés saber más de Romina ¡visitá su web! www.rominasancheznutricion.com