Sin desperdicio 20%off en Efvo.

$ 10.800,00

u$d 67 Si te encontrás en cualquier otra parte del mundo escribime un WhatsApp que también podés adquirirlo!!!

Abonando con transferencia bancaria o efectivo tenes un 20%off
Importante

Una vez que hayas realizado el pago por favor enviame un mail a dicolaver@lauradicola.com.ar con tu nombre, tu teléfono y el comprobante de pago, esto es requerido para finalizar la compra ¡¡Muchas gracias!!
Si vas a abonar con Transferencia bancaria o Efectivo aplica este cupón de descuento TRANSFER22 (20%off)
Formas de pago

MANIFIESTO

¿Sabías que vos y yo tiramos partes de los vegetales que son las que más nutrientes contienen? La mayoría de las pieles, cáscaras y semillas de las verduras y las frutas concentran más cantidad de nutrientes que sus propias pulpas y, hasta algunas, aportan beneficios extras para tu salud y hoy son descartadas. ¿Y si con las semillas del melón hacemos una leche riquísima, una opción más para sumar a las leches vegetales?, ¿y si usamos algunas cáscaras para una termi- nación increíble en ensaladas y las llenamos de fibras? A través de estas páginas, te propongo conocer más sobre el concepto del alimento sin desperdicio, animarte a probar nuevos sabores, alternativas y, en todo eso, beneficiarte, me- jorar tu salud y la del medio ambiente.
Quiero mostrarte lo increíblemente amplio que es este mundo y que te sorprendas con sus sabores. Que descubras que lo que antes tira- bas, tal vez, sea lo más sabroso de tu mesa, con el único fin que estés mejor vos y los que te rodean. Te invito a amigarte con los alimentos en un sentido integral, a conocer que si utilizás papas frescas para hacer ñoquis y tostás sus cáscaras es un manjar o que un dulce hecho a partir de cáscaras es la confitura más rica y deliciosa. Porque de eso se trata vivir: estar bien, respetar y ser felices con pequeñas acciones que generan grandes cambios.Vas a conocer que, detrás de no desperdiciar, hay una forma exquisita, nutritiva y respetuosa de comer.

Si bien no es algo que sucede de un día para otro, es una secuencia de acciones suaves que traen grandes cambios. Lograr alimentarte cuidando tu casa y tu mundo es estar consciente, es pensar en las gene- raciones que vienen, es dejar tu huella y poder generar otras energías.
Después de cultivar mis propios vegetales, me costaba mucho “tirar sus restos”. Esperar que crezcan tantos meses, cuidándolos, hizo que cada centímetro de ellos tuviera ese “algo más”. Así fue como empecé a investigar, a probar y el resultado fue increíble. La vida vista con una óptica circular adquiere un valor extra. Las cosas que llevan tiempo, cuidado y respeto reciben una valoración distinta por el solo hecho del tiempo dedicado y de la espera de su ciclo, lo que hace que tus platos sean mil veces más sabrosos y nutritivos.
La agricultura moderna sintió que era necesario producir más para alimentar a más personas. Lo que no tuvieron en cuenta es la forma. El error estuvo en pensar en volumen y dejar a un lado la cali- dad y, sin querer, arruinaron lo mejor de un vegetal, ¡sus cáscaras!
Hay que rescatar este estilo de vida, retomarlo y ponerlo en práctica. Nos merecemos estar mejor y el planeta así lo exige. Volver a lo natural, volver a creer en las personas, rescatar el tiempo dedicado a los alimentos, a cocinar, a encontrarnos… a vivir mejor.

Si querés ver más info del libro entrá acá